<< Volver
La celulitis contraataca: hay dos nuevas causas que la provocan

La celulitis contraataca: hay dos nuevas causas que la provocan

25 Abril 2016 / Corporal

Edematosa (de aspecto acorchado, causada principalmente por la retención de líquidos); fibrosa (dura, a veces solo apreciable al pellizcar, con un componente genético y hormonal); blanda (causada por exceso de grasa, flacidez, falta de tono y mala circulación); o de grasa paralela (o profunda: el tejido adiposo que la conforma se sitúa entre la grasa superficial y los músculos, no varía ante una reducción de peso y afecta a la silueta más que a la piel). Según explica Inmaculada Adam Pous, directora médica de la Clínica Dermaline, estas eran, hasta hace nada, las cuatro tipologías médicas de la celulitis. Por si no fuera suficiente, esta temporada el léxico se amplía con nuevas denominaciones de origen que nos obligan a cambiar el chip y dejar de visualizar el adipocito como una célula cebada a golpe de la grasa extra que se almacena en el organismo. Términos como celulitis por glicación o celulitis causada por exceso de hierro se añaden la bibliografía médico-estética. A la consumidora no le afecta demasiado, pero el universo cosmético y estético se ha visto obligado a actualizar protocolos e invertir en patentes para combatir estos nuevos espectros adipocíticos.

A la primera de ellas se la conoce como “la celulitis de las modelos”m porque afecta incluso a las mujeres más delgadas y jóvenes y está provocada por la glicación (los hombres la padecen mucho menos), un proceso que produce que las fibras de colágeno de la piel se vuelvan rígidas y duras y encapsulen los nódulos de grasa formando la tan odiada piel de naranja. Aunque, como recuerda Cristina Alcoriza, jefe de Producto de Elancyl, esta tipología forma parte de la estrategia cosmética de algunos laboratorios como los de Pierre Fabre desde 2013, es ahora cuando se le ha dado la importancia que merece.

El azúcar es el nuevo coco de la apariencia de la piel. Nicholas Perricone, famoso dermatólogo y padre de la teoría de la inflamación (esta como causa del envejecimiento), no se cansa de repetirlo: “El azúcar es el enemigo natural del colágeno. Y el envejecimiento es producto del proceso de la glicación. Los carbohidratos de alto índice glucémino y el azúcar, que se convierten rápidamente en glucosa al entrar en sangre, provocan la reacción llamada glicación, en la que las moléculas de azúcar en exceso se adhieren a las fibras de colágeno”. ¿La consecuencia? “Estas pierden fuerza y flexibilidad y la piel se vuelve vulnerable a la flacidez”, añade. ¿Sería entonces tan sencillo frenar el envejecimiento y el avance de la celulitis como ponerse a dieta y desterrar esos alimentos de nuestras vidas? Alguas voces así lo señalan.

Comparte esta noticia

Quizás también te puede interesar...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Consulte nuestra política de cookies para obtener información adicional sobre tipos, finalidad y forma de gestionarlas.

Aceptar