<< Volver
Por qué es un error lavarse la cara con gel

Por qué es un error lavarse la cara con gel

25 Abril 2016 / Facial

Al champú o gel de baño le pedimos que sea neutro. Así nos quedamos tranquilos, aunque en realidad, no sepamos bien qué es el pH ni para qué sirve. Desde un punto de vista técnico, indica el grado de alcalinidad o acidez de una sustancia. Su valor es importante porque muchas enzimas y procesos celulares necesitan un pH específico para funcionar.

Carmen Esteban, directora técnica de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética, matiza: “El pH dice cómo está el manto hidrolipídico de la piel, esa zona de grasa y agua que recubre la capa exterior y la protege de microorganismos, rayos ultravioleta y contaminantes”. El pH de la piel mide alrededor de 5.5. Por debajo, se considera ácido; por encima, alcalino. “El cuerpo debe guardar un equilibrio para que la piel esté sana y suave, aunque una piel grasa tiene un pH alcalino y una seca otro más ácido”, dice el dermatólogo Fernando Gatti, de la Universidad del Salvador de Buenos Aires.

Aunque en química el pH neutro de una disolución es igual a 7, en cosmética, el pH neutro de un producto se establece alrededor del 5.5. Esta cifra es, en realidad, ligeramente ácida: la piel lo es, así que los cosméticos también. Por eso, siempre que vea una etiqueta con “pH neutro”, debe fijarse si se refieren al pH químico o al de la piel. “Los productos que utilizamos a diario deben tener un pH superior a 3,5 y menor de 7, pues la extrema acidez podría causar trastornos en la piel y el pelo, alterando los mecanismos de defensa ante posibles infecciones”, previene Gatti.

El pH del cuero cabelludo es similar al de la piel; por eso, los productos con el mismo índice pueden aplicarse a diario. En cambio, si se aumenta, podrían aparecer hongos o caspa, apuntan Alejandro Camps y Rocío Díaz, dermatólogos del Centro Médico Teknon de Barcelona. Si son más bajos, producirá menos electricidad estática y encrespamiento, pero, al aclarar con agua con un pH más alto, tendremos electricidad, según ambos expertos. La solución, elegir un champú entre 5 y 6.

Los champús con un pH más alto que el de su pelo o cuero cabelludo pueden provocar caspa y los de menos, encrespamiento

¿Y qué hay de remedios como añadir un poco de vinagre o limón (de mayor acidez) para contrarrestar el agua? Juan Arenas, asesor médico de Eucerin, dice que carecen de evidencia científica. “Es más, estos productos pueden irritar el cuero cabelludo sensible”. ¿Y las uñas? “También tienen un pH ácido”, dice Díaz. Por tanto, para los esmaltes vale lo mismo que para hidratantes o champús. A la hora de alterar el pH, el ritual de limpieza es el proceso más vulnerable, según un informe publicado en la revista Dermatology. Los jabones neutros sirven para cara y cuerpo, pero hay que tener en cuenta que la piel del rostro es más delicada y propensa al envejecimiento. “Junto a los jabones o geles neutros, hay nuevas alternativas como limpiadores sintéticos con un pH en torno a 5. Al no eliminar el manto ácido, protegen la epidermis, previenen la irritación, infecciones, pérdida de agua y envejecimiento prematuro”, apunta Gatti. Las pieles muy sensibles agradecerán las aguas micelares, porque no se aclaran. Sin embargo, los jabones y geles de baño tradicionales tienen un pH alto que favorece la sequedad e irritación. Por eso, a menos que haya comprobado que tienen un pH alrededor de 5.5 (algo no muy frecuente), no conviene limpiarse el rostro con gel de baño o champú, como tampoco las manos con lavavajillas.

Comparte esta noticia

Quizás también te puede interesar...

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación, mejorando así su experiencia y nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Consulte nuestra política de cookies para obtener información adicional sobre tipos, finalidad y forma de gestionarlas.

Aceptar